La rueda de la vida

Cambiar las cosas a mejor

En algunas ocasiones, el ritmo de vida que llevamos nos lleva a encender una suerte de “piloto automático” y a sumirnos en una cotidianidad no siempre del todo satisfactoria. Por este motivo, son muchas las personas que, en algún momento, sienten que existen facetas de su vida que “tal vez” deberían cambiar, pero sin saber con precisión qué aspectos son los que necesitan modificar para sentir un mayor bienestar o cómo hacerlo.

Cuando hablamos de crecimiento personal, estamos haciendo referencia precisamente a esto: a esa necesidad natural de ir desarrollando cada una de las facetas de nuestra vida y nuestra personalidad a fin de ir logrando mayor armonía e ir consiguiendo aquellas metas que, en algún momento, nos hemos propuesto. Pero, para crecer, prosperar y lograr objetivos, es sumamente importante que tengamos cierta claridad acerca de quién somos, qué deseamos realmente, qué nos hace sentir bien y qué aspectos de nuestra vida y de nosotros mismos debemos mejorar o trabajar con más tesón para ser más felices.

La rueda de la vida

Herramientas de crecimiento personal

En este sentido, la comprensión de una herramienta como el Eneagrama – un sistema de tipificación de la personalidad que recoge con suma precisión los elementos comunes a cada uno de los nueve tipos de personalidad- supone una muy buena base para comenzar a indagar en todas aquellas áreas de nuestra personalidad que infieren directamente en nuestros comportamientos, decisiones, emociones, etc. Ya que, además de servirnos como hoja de ruta para conocernos mejor a nosotros mismos, también nos ayuda en el mejor conocimiento de las demás personas, abriéndonos un camino para establecer mejores relaciones a todos los niveles: profesional, emocional, etc.

En AutoGnosis, escuela de Eneagrama y autoconocimiento, acreditada por la International Enneagram Association y dirigida por el psicólogo Alberto Peña Chavarino, además de poder profundizar en una herramienta de crecimiento personal tan efectiva como el Eneagrama, también podrás encontrar otros valiosos recursos que pueden ayudarte en tu camino de desarrollo personal y consecución de metas: como el coaching, la morfopsicología o el estoicismo. Con cursos especializados en estas materias 100% online. Y, gracias a la combinación de todos estos recursos, hacer mucho más sencillo tu proceso de desarrollo personal en todos los niveles de tu vida.

En este artículo, vamos a emplear dos de estos valiosos recursos: el Eneagrama y una herramienta muy utilizada por los profesionales de coaching: la rueda de la vida, para ayudarte a indagar, conforme a tu eneatipo, en aquellos aspectos que pueden ayudarte a sentirte mejor y orientarte en el camino más positivo y productivo, según tus intereses.

¿Qué es y para qué se utiliza la rueda de la vida?

“La productividad no es un accidente. Siempre es un resultado de un compromiso con la excelencia, planificación inteligente y esfuerzo concentrado”.

Paul J. Meyer

La rueda de la vida

Paul J. Mayer, el fundador del Success Motivation Institute, un pionero en la industria del desarrollo personal y el desarrollo personal, fue el introductor de “la rueda de la vida” como instrumento de coaching. Si bien es cierto que, este concepto consistente en segmentar en distintas áreas nuestra vida no es novedoso y, en algunas culturas, como en el caso de la rueda de la vida budista, se lleva utilizando desde hace siglos, su aplicación como herramienta gráfica para ayudar a la superación personal, es un aporte muy interesante.

Dibujando nuestra rueda de vida

Para llevar a cabo nuestra rueda de vida basta con seguir unos sencillos pasos

  1. En primer lugar: dibujaremos un círculo que dividiremos en diferentes porciones, cada una destinada a simbolizar un área diferente de nuestra vida: estudio, trabajo, dinero, amor, salud/cuidado personal, proyectos, amistad, realización personal, espiritualidad, etc. En realidad, aquellas parcelas que nos interese examinar. A su vez, dividiremos la rueda completa en radios del 1 al 10.
  2. El segundo paso será puntuar cada porción o área en base al grado de desarrollo o satisfacción que estimamos. Para después unir los puntos en cada uno de los radios de la rueda. Las puntuaciones más altas se encontrará al borde de la rueda y las más bajas se aproximarán al centro.
  3. Al descubrir las áreas de bajo desarrollo o insatisfacción, podemos comenzar un plan de acción para mejorar y efectuar cambios.

De esta forma, mediante la visualización de su trazado, podremos observar de forma muy representativa qué áreas de nuestra vida nos aportan mayor satisfacción o nos hacen sentir más realizados y cuáles son aquellas en las que debemos efectuar cambios con la finalidad de mejorar nuestra vida.

Así, cuánto más regular sea el trazo, más armónico será tu desarrollo y a la inversa. Pero, no debes preocuparte en ningún caso si tu rueda sigue un trazado irregular. Es lo más habitual. De hecho, suele ocurrir que, la mayoría de las personas, centran su atención en el cuidado de algunas facetas por encima de otras en base a sus intereses, deseos o facilidades. Esto es, en base a determinadas características de cada personalidad o de cada eneatipo.

Los eneatipos en la rueda de la vida

Cada uno de los nueve eneatipos o tipos de personalidad representa una cosmovisión o una percepción de la realidad diferente, una forma en particular de sentir, de pensar y de comportarse en base a unos determinados sesgos perceptivos y un deseo central que, a su vez, impulsa una estrategia diferente.

Es decir, cada eneatipo, ha desarrollado una estrategia adaptativa movida por sus áreas de atención (sesgos cognitivos) y sus necesidades emocionales básicas (deseos). Estas necesidades básicas se caracterizan por la búsqueda de lo positivo y la aversión a lo negativo.

Por su parte, las estrategias, responden a la forma de actuar y todos los medios que emplea cada eneatipo a fin de poder cumplir su deseo.

Por este motivo, aunque resulte común a todos los eneatipos mantener el equilibrio y desarrollarse en cada uno de los aspectos vitales, cada uno de ellos lo hará en base a un deseo básico muy diferente.

Así, en la rueda de la vida, las áreas más equilibradas serán aquellas en las que se cumple ese deseo o necesidad emocional fundamental de nuestro eneatipo.

Eneatipos 1, 8 y 9

Área de atención: Control

Esta tríada se caracteriza por la necesidad de mantener el control, es decir, la necesidad de poder influir en el entorno, enfocando para ello su acción en el presente.

  • Eneatipo 1

El sesgo atencional en el eneatipo 1 es la búsqueda de perfección, de verdad, de corrección. Por este motivo, el eneatipo 1 tiene tendencia a percibir la realidad en base a lo que para él es racional, honesto, bueno, coherente.

En la rueda de la vida, el eneatipo 1, por tanto, cumplirá su deseo en aquellas áreas en las que estos requisitos se cumplan, en las que pueda sentir que “las cosas están bien hechas”, que son justas, coherentes y eficaces.

  • Eneatipo 8

El eneatipo 8 filtra y sesga la realidad en la búsqueda de poder, de tener capacidad de acción e influencia.

La rueda de la vida del eneatipo 8 se encontrará equilibrada en aquellas áreas dónde sienta que tiene control e influencia: poder ser fuerte, respetado, independiente, influyente, etc.

  • Eneatipo 9

El sesgo de percepción del eneatipo 9 es la búsqueda de armonía, de paz, de estabilidad para mantener el control de su propio ecosistema.

Las personas con eneatipo 9 buscarán armonizar sus áreas en su rueda de la vida y que, cada una de ellas se encuentre en equilibrio. Buscan sentir paz, tranquilidad y estabilidad.

Eneatipos 2, 3 y 4

Área de atención: Valor

La característica fundamental de esta tríada es la necesidad de sentirse valioso: ser querido, valorado o admirado.

  • Eneatipo 2

El eneatipo 2 filtra la realidad a través del sesgo de la conexión. Necesita sentirse conectado a nivel emocional con los demás, también consigo mismo y, por este motivo, emplea su estrategia para conseguir esta sintonía.

Para el 2, la rueda de la vida, se encontrará más equilibrada en aquellos casos en los que ese deseo de vinculación se vea satisfecho.

  • Eneatipo 3

El eneatipo 3 filtra la realidad a través del sesgo de valoración, es decir, necesita sentir que destaca, que es excelente en aquello que hace a fin de sentirse valioso, por este motivo busca destacar, tener éxito y mantener su estándar de excelencia.

En la rueda de la vida querrá ser excelente en todas las áreas. Generalmente, en aquellas áreas menos desarrolladas emplearán la palabra fracaso.

  • Eneatipo 4

En el eneatipo 4 el sesgo de la realidad es la búsqueda de autenticidad, de originalidad, de belleza, de aquello que interpretan como especial o fuera de lo común.

En la rueda de la vida las personas de eneatipo 4 buscan también esta autenticidad, por eso, perseguirán qué las diferentes facetas de su vida tengan algún sentido y valor particular, conforme a sus propias creencias.

Eneatipos 5, 6 y 7

Área de atención: Orientación

En esta triada la necesidad fundamental es la de sentirse orientado a futuro evitando la incertidumbre, la tristeza, la incomodidad o el sufrimiento.

  • Eneatipo 5

El eneatipo 5 sesga la realidad a través de su necesidad de mantener un distanciamiento con los demás que preserve su libertad para poder elegir.

En la rueda de la vida buscarán también la libertad, la sensación de no encontrarse limitados.

  • Eneatipo 6

El sesgo atencional del eneatipo 6 es la búsqueda de seguridad, de confianza en el futuro, en sus decisiones y en los demás.

Las personas con eneatipo 6 tratarán de asegurarse todas las áreas en la rueda de la vida, a fin de evitar preocupaciones. Su deseo se cumplirá en aquellas áreas en las que sienten una mayor confianza y se sienten seguros.

  • Eneatipo 7

Para el eneatipo 7, la búsqueda de estimulación, de diversión, de opciones, de interés, etc, es lo que sesga su percepción de la realidad, poniendo sus aversiones en el aburrimiento, la insatisfacción o la pérdida de opciones.

En la rueda de la vida del eneatipo 7 será importante que las diferentes áreas resulten estimulantes, que no sean tediosas y no le lleven a la insatisfacción o la infelicidad.

Hace falta pasar a la acción

Observar, analizar, trazar el plan de mejora

La rueda de la vida, por tanto, nos ayuda a tomar conciencia y nos facilita una visión más clara de nuestra situación, de forma que también hace más sencillo que seamos capaces de hacernos un replanteamiento y comenzar a tomar decisiones que nos motiven a superarnos.

Evidentemente, siempre que hablamos de desarrollo personal, es necesario algo más que tomar consciencia: hace falta pasar a la acción. Y, en el caso de la rueda de la vida, no se trata unicamente de una herramienta de análisis, sino de un aliciente para poner en marcha aquellas acciones necesarias para ir mejorando en las parcelas de nuestra vida con las que no nos sentimos del todo satisfechos. Por este motivo, tras haber dibujado tu primera rueda de la vida, no debes olvidarte de ir marcando también los cambios que hagas, valorando tus mejoras y haciendo así también conscientes, tus progresos.

No olvides que siempre que deseamos crecer y superarnos es sumamente importante marcarnos metas realistas, es mejor avanzar paso a paso, evitando las comparaciones con los demás y respetando nuestros propios tiempos y necesidades, eso sí, sin postergar y manteniendo una constancia y siempre manteniendo claridad acerca de cuáles son verdaderamente nuestros objetivos. Por este motivo, el aprendizaje del Eneagrama, puede ayudarte a la hora de ahondar en tu personalidad y comprender mejor tus emociones, tus necesidades y tus conductas.

En el canal de YouTube de AutoGnosis podrás ampliar la información acerca del Eneagrama y de todos estos beneficios que puede aportar a tu vida.

Descubre tu personalidad – Curso Gratuito

Suscríbete a nuestra newsletter e inicia hoy tu viaje al autoconocimiento con el curso online “Descubre tu personalidad” de Alberto Peña Chavarino

Descubre tu personalidad – Curso Gratuito

Suscríbete a nuestra newsletter e inicia hoy tu viaje al autoconocimiento con el curso online “Descubre tu personalidad” de Alberto Peña Chavarino