Estoicismo

¿Qué es el estoicismo?

¿Consiste en adquirir una actitud indolente ante la vida? ¿En que estés bajo la lluvia empapándote y te dé lo mismo? Un mito común que nos encontramos sobre el estoicismo es pensar que es una filosofía de vida represiva de los sentimientos.

Sin embargo, lo que pretende realmente este movimiento filosófico es todo lo contrario; ser felices y disfrutar de una vida plena que merezca la pena ser vivida. Y para ello, el estoicismo pretende responder a la siguiente pregunta:

“¿Qué es realmente importante en la vida?”

En base a plantearte esta pregunta, sabrás, por una parte, qué cosas merecen tu esfuerzo y qué puedes aportar a los demás; y por otra parte, en qué situaciones tienes que dejarte fluir por la vida, aceptando las cosas que están fuera de tu control. La felicidad estoica se logra a través de la sabiduría y el virtuosismo.

Orígenes del estoicismo

El estoicismo fue fundado por Zenón de Citio en el año 300 a.C. Zenón fue un mercader que naufragó con toda su carga, encontrándose de un día para otro con que lo había perdido todo. Decidió entonces ir a Atenas para buscar la solución de cómo podría sobrellevar lo que le había sucedido, y allí le empezaron a hablar de filosofía.

En las culturas griegas y romanas las sociedades eran tremendamente peligrosas sujetas a guerras, enfermedades, alta tasa de muerte infantil… Por ello requerían de buenas herramientas filosóficas para enfrentarse a la vida.

Tras el tiempo, Zenón terminó fundando su propia escuela filosófica, La Stoa, que significa en griego “porche”, puesto que era el lugar donde daba charlas en público y donde se reunían para debatir sobre la vida.

Esta filosofía se mantuvo vigente durante más de 500 años, y desde Grecia se terminó expandiendo también a Roma. A partir del año 300 d.C., el estoicismo tuvo una gran competencia con el cristianismo, sobre todo a partir de la promulgación del Edicto de Milán (321 d.C.), redactado por el Emperador romano Constantino I, en el cual reconoció al cristianismo como la religión del Imperio.

Era difícil competir con una religión que no solo te prometía como llevar una buena vida en la tierra, sino que también te prometía felicidad después de ésta. No obstante, pese a que el estoicismo cayó en el olvido, algunas de sus doctrinas fueron integradas por el propio cristianismo.

Uso moderno del estoicismo

El estoicismo es una filosofía práctica. Mucha gente cree erróneamente que la filosofía consiste en «filosofar» absurdamente sobre conceptos teóricos abstractos que lo único que consiguen es rayarte y hacerte perder el sentido de la realidad. Y es normal que la gente tenga esta visión de la filosofía si en el colegio tuvo profesores que no supieron (o no pudieron, o no quisieron) explicar adecuadamente la importancia de la primera de las filosofías occidentales: la filosofía greco-romana clásica.

El estoicismo es una filosofía diseñada para hacernos personas más resilientes, felices, virtuosas y sabias. Pero esto no sucede de la noche a la mañana, sino que consiste en un compromiso con nosotros mismos, tenemos que poner en acción sus enseñanzas para realizar un progreso personal constante.

Psicología Cognitivo-Conductual

El estoicismo es una filosofía práctica. Mucha gente cree erróneamente que la filosofía consiste en «filosofar» absurdamente sobre conceptos teóricos abstractos que lo único que consiguen es rayarte y hacerte perder el sentido de la realidad. Y es normal que la gente tenga esta visión de la filosofía si en el colegio tuvo profesores que no supieron (o no pudieron, o no quisieron) explicar adecuadamente la importancia de la primera de las filosofías occidentales: la filosofía greco-romana clásica.

El estoicismo es una filosofía diseñada para hacernos personas más resilientes, felices, virtuosas y sabias. Pero esto no sucede de la noche a la mañana, sino que consiste en un compromiso con nosotros mismos, tenemos que poner en acción sus enseñanzas para realizar un progreso personal constante.

Estoicismo Moderno

A finales del S. XX, empezó a surgir nuevamente un interés por las doctrinas estoicas, que dio como resultado el surgimiento del estoicismo moderno. Su intención es revivir el estoicismo, ajustando las enseñanzas del estoicismo clásico al lenguaje y contexto social actual.

Principios de la filosofía estoica

El objetivo de esta filosofía es ayudarnos a ser mejores personas. Para ello, debemos vivir de acuerdo a nuestra naturaleza. Solemos vivir bastante alejados de nuestra propia naturaleza, lo que puede hacer que a veces nos cueste orientar nuestra vida, principios y valores.

Para desarrollarnos como personas, tenemos que tomar la responsabilidad de nuestra vida y emociones. El principal problema de la vida es que nos obcecamos en pensar que no deberíamos tener problemas; pero el dolor y los conflictos son una parte inevitable de la vida humana.

Paradójicamente, tendrás menos problemas cuando aceptes que la vida está llena de ellos, porque tu forma de afrontarlos será desde la aceptación y la resiliencia, no desde el victimismo. Las adversidades son necesarias, son las que nos hacen crecer y avanzar como individuos. Por eso el estoicismo nos enseña que lo importante no es lo que nos sucede, sino la actitud que adquirimos frente a lo que nos sucede.  Aquí entraría el concepto estoico de la Dicotomía del Control: ya que tenemos energía limitada, es conveniente enfocarla en aquellas cosas que están bajo nuestro control directo.

Finalmente, el estoicismo argumenta además que, para llegar a la felicidad, tenemos que cultivar estas 4 virtudes:

  • Sabiduría práctica: la sabiduría que uno puede tener hay que ponerla en acción

  • Justicia: tratar bien a los demás.

  • Coraje: actuar a pesar del miedo

  • Templanza, moderación, autocontrol o disciplina: superar los obstáculos y tentaciones.