El Eneatipo 4 sufre por convertirse en la persona que es y sufre porque no ha llegado a serlo

Problemas fundamentales del Eneatipo 4

El Eneatipo 4 se cuestiona constantemente su verdadero don.

El gran problema que encuentro en terapia con los eneatipo 4 suele ser esa sensación de disfuncionalidad que llevan dentro que les hace cuestionarse constantemente por su verdadero don. Los 4 buscan su talento porque es una de las mayores fuentes de valoración interna que pueden sentir en sí mismos. Y también porque creen que en el momento que encuentren ese don o talento especial podrán realizarse como personas, cumplir su propósito vital y vivir una vida auténtica de acorde a su manera natural de ser.

La palabra autenticidad viene de la palabra autor, el que escribe su propia novela, aquel que se crea a sí mismo, el que decide por sí mismo quién va a ser. Como decía Jung, también es el proceso de personificación e individuación. Ese proceso por el cual el 4 quiere llegar a convertirse en la persona que es y sufre porque no ha llegado a serlo.

El otro día tuve una consulta con una chica 4 sexual-transmisora y llegó un punto en el que me dijo que, en realidad, creía que tenía todo lo necesario para estar bien. Tenía 38 años, madre de tres hijos, inteligente, buena situación profesional y un marido encantador. Y llegó a la conclusión de que, esa sensación de no llegar a florecer todo su potencial, realmente era un problema suyo personal. Antes le echaba la culpa a sus padres por haberla sobreprotegido, y no haberla dejado volar; pero hoy en día, ya no tenía excusas para no poder ser feliz, y, aún así, sentía que había algo en ella que no acababa de desatarse.

Deja de buscar culpables fuera

Este es precisamente uno de los problemas del 4 que le impiden ser feliz; esa sensación de que si no sale algo de mí es porque hay un culpable fuera. Efectivamente, hay 4 a los que cuando eran niños puede que les hayan limitado sus familiares o su entorno. Pero a partir de cierta edad, uno ya no puede poner excusas a no haberse convertido en la persona que uno puede llegar a ser. Aunque hayas tenido muchos problemas físicos, emocionales, económicos o familiares; al final dentro de nosotros tenemos en última instancia la capacidad de elegir cómo nos pueden afectar las situaciones.

Muchos 4 adquieren una actitud de lamento, queja y comparación envidiosa hacia otros, porque sienten que están viviendo la vida genial que a ellos les gustaría tener. Pero si sientes que no estás sacando todo tu potencial es tu responsabilidad, no la de los demás. Pero con esto no quiero decir que te tengas que sentir culpable por ello. No es cuestión de buscar culpabilidad, es una cuestión de ponerse a buscar soluciones eficaces a problemas objetivos.

No te tomes tus problemas de manera tan personal

Otro problema que veo en los 4 es que todos sus problemas se los toman de manera personal. Sienten que hay algo que falla en ellos y que por ello no pueden realizarse. Hay veces que las cosas que nos suceden en la vida no tenemos por qué tener la culpa. Nuestra culpa realmente es la de no tomar la actitud adecuada para enfrentarnos a los problemas.

Lo que estuve trabajando con esta consultante 4 sexual-transmisora fue ver qué cosas había hecho en su vida y qué cosas no había hecho que le hubiera gustado hacer; para ver de qué manera podía orientarla y encontrar una forma de salir adelante. Al final salieron infinidad de ideas de posibles proyectos profesionales que se adaptaran mejor a su cuatrismo y a su manera natural de ser.

Utiliza tu flecha al 1 adecuadamente

También les suele pasar que se van a su flecha al 1 a quejarse, criticar, enfadarse y frustrarse; cuando deberían usarla para hacer las cosas bien, hacer un diagnóstico objetivo de cuál es su problema, y buscar una forma práctica de cómo poder sacar adelante esos dones y proyectos que te ayuden a realizarte.

Además de para no tener expectativas inalcanzables de cómo deberían vivir la vida magnifica, genial y maravillosa que les gustaría alcanzar. Al fin y al cabo, la belleza está en las pequeñas cosas del día a día, ahí es donde vas a sentir que progresas y floreces. Puedes convertir un día gris en colorido si te enfocas en las pequeñas cosas bellas que tiene la vida que suelen pasar desapercibidas.

Desarrolla tu don de ver lo auténtico en los demás también contigo mismo

Cuando tenía 25 años tuve la fortuna de haber salido con dos chicas que eran eneatipo 4, y ambas me ayudaron a reconocerme. Los 4 tienen ese don especial de ayudar a los demás a volverse más auténticos, a sacar la belleza y valor real que hay en ellos. Si lo hacéis tan bien con los demás, sólo os hace falta un poquito de objetividad y reflexión para veros en perspectiva y encontrar en vosotros ese don tenéis.

Descubre tu personalidad – Curso Gratuito

Suscríbete a nuestra newsletter e inicia hoy tu viaje al autoconocimiento con el curso online «Descubre tu personalidad» de Alberto Peña Chavarino