Hay un refrán que dice “haz el bien y no mires a quién” pero en el caso del eneatipo 2, mi propuesta es la siguiente: “conecta bien, pero mira a ver con quién”.

Problemas fundamentales del Eneatipo 2

El Eneatipo 2 tienen la habilidad de identificar los estados de ánimo de los demás

Hay un refrán que dice “haz el bien y no mires a quién” pero en el caso del eneatipo 2, mi propuesta es la siguiente: “conecta bien, pero mira a ver con quién”.

El eneatipo 2 tiene un gran don o talento natural para sintonizar con los demás. Sin embargo, este es también su gran problema y talón de Aquiles: al híper-conectarse con los estados de ánimo de los demás tiende a diluir sus propios sentimientos, valores y deseos.

Los 2 tienen una habilidad natural para identificar los estados de ánimo de los demás y hacerlos propios. Por lo que dependiendo con qué tipo de personas están, sus estados de ánimo van a variar según el estado de ánimo de la gente que tienen a su alrededor. Esta forma de fusionarse emocionalmente con los demás lleva al eneatipo 2 a perder su propio sentido de identidad y de orientación interna.

La calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestras relaciones

Como ningún 2 suele encontrar fácilmente personas que capten sus propias necesidades, muchas veces terminan frustrados ante sus expectativas irreales hacia los demás. Esperan encontrarse a sí mismos siguiendo los planes de un otro al que se sienten conectados.

El problema es que la calidad de nuestra vida depende en muchos sentidos de la calidad de nuestras relaciones. Si nos relacionamos con personas que son sanas, empáticas y que quieren lo mejor para nosotros; nos va a repercutir positivamente. Pero si nos relacionamos con personas que son tóxicas, inmaduras y rencorosas; lo que nos va a ocurrir es que se nos van a pegar sus vicios.

Esto nos sucede a todo el mundo, así funcionan las células espejo en nuestro cerebro, y así funciona también nuestro instinto social. Pero en el caso del 2, hay un extra en este sentido, tienen mayor tendencia a que se les pegue las emociones y el estilo de vida de los demás. Por un lado, como he mencionado, esto es una virtud por su gran capacidad de empatía y de compartir con los demás; pero, por otro lado, una gran virtud puede convertirse en un gran defecto, y si lo lleva al exceso, el 2 puede terminar perdiendo su sentido de identidad personal hasta no saber quién es.

Refuerza tu sentido de identidad y vuélvete más selectivo en tus relaciones

Para lograr ser más «independientes» e «interdependientes», los eneatipo 2 deben fortalecer su sentido de identidad: quiénes son y quiénes querrían ser. Lo que le digo a mis consultantes y alumnos 2 es que la clave para empezar a trabajar en su identidad y propósito es clarificando sus valores.

Los 2 suelen venir a consulta sobre todo por problemas de pareja o de trabajo, puesto que por esta tendencia que han tenido desde su juventud a hiper-conectarse con los demás, a enfocarse más en las relaciones interpersonales o las relaciones afectivas; les ha faltado tener mayor tendencia a la introspección, la individuación y a cuestionarse sus propios valores, creencias y necesidades.

Si eres eneatipo 2, te animo a que te reconectes contigo mismo, realiza un trabajo de clarificación de valores sobre quién eres, quién quieres llegar a ser, qué tipo de trabajo quieres tener, cuál es tu concepción del amor, qué tipo de relación de pareja quieres tener, etc.

Y, finalmente, hazte un replanteamiento de con qué personas que hay en tu vida conectarte y de cuáles desconectarte. Qué tipo de personas son sanas y te aportan cosas positivas, y que personas están siendo tóxicas o simplemente no te están aportando mucho. Quizás sea el momento de empezar a abrir nuevos horizontes sociales, conocer personas nuevas y empezar a reducir el tiempo que pasas con ciertas personas que no te están aportando nada.

Descubre tu personalidad – Curso Gratuito

Suscríbete a nuestra newsletter e inicia hoy tu viaje al autoconocimiento con el curso online «Descubre tu personalidad» de Alberto Peña Chavarino